Pasta desde cero
Todo el mundo ama la pasta, pero ¿alguna vez has intentado hacer pasta desde cero? Esta en tu oportunidad de aprender a prepararla. Lo mejor es que una vez que tengas la masa hecha puedes convertirla en spaghetti a la boloñesa o unos ravioles.

Todo el mundo ama la pasta, pero ¿alguna vez has intentado hacer pasta desde cero? Esta en tu oportunidad de aprender a prepararla. Lo mejor es que una vez que tengas la masa hecha puedes convertirla en spaghetti a la boloñesa o unos ravioles. Si no eres un chef de corazón no te preocupes, recurre al servicio a domicilio de un restaurante italiano.

Hacer la pasta es un proceso más largo que comprarla en el super, pero no te arrepentirás de prepararla. La masa puedes prepararla un día y usarla en ese mismo momento o congelarla 1 día y cortarla al siguiente.

Preparar pasta desde cero puede ser una opción divertida para preparar en familia

Ingredientes

2 ¾  tazas de harina de trigo (un poco extra para espolvorear)

4 huevos grandes

1 yema de huevo

1 yema de huevo extra

3 cucharaditas de aceite de oliva

½ cucharadita de sal

Preparación:

-Coloca la harina en una mesa o barra donde vayas a amasar. Haz un pozo en tu montaña de harina, lo suficientemente profundo para que quepan los huevos y el aceite.

-Agrega los huevos, yema, aceite y sal en el centro de la harina.

-Con ayuda de un tenedor bate los huevos y el aceite.

-Lentamente comienza a incorporar la harina desde el fondo del pozo. Debes ser cuidadoso para que los huevos no se desborden. Si te pasa no entres en pánico, solo usa tu mano para llevar la harina para tapar el lugar donde se desbordo.

-Continúa mezclando hasta tener una pasta grumosa

-Es momento de amasar la mezcla, lo recomendable es hacerlo con movimientos envolventes de afuera hacia a dentro. Este proceso debe llevarte aproximadamente 15 minutos.

-Si tu masa está muy pegajosa puedes espolvorear más harina en la superficie y sobre la masa.

-Debe de quedarte una masa elástica, homogénea de textura suave, y nada pegajosa, si aun se te pega a las manos es una señal de que necesita más amasado.

harina, huevo y pasta casera
Ingredientes para pasta

-Envuelve tu masa en papel film y déjala reposar durante una hora.

-Después de la hora de reposo la masa esta lista para usarse, en caso de que quieras congelarla este sería el momento para llevarla al refrigerador.

-Para darle forma de pasta separa tu masa en distintas secciones para que sea más fácil trabajar, llena de harina la superficie donde vas a trabajar y extiende una de tus porciones con ayuda de un rodillo.

– En este punto decide que tipo de pasta quieres cocinar y adecua la masa a a la forma deseada.

-Te recomendamos que no tenga mucho grosor, ya una vez que le diste forma a tu masa déjala secar por 15 minutos.

-Una vez seca la pasta seguirá flexible, puedes usarla en ese momento o congelarla. Si decides congelarla una vez que este dura traspásala a un recipiente para conservarla, puede durar hasta 9 meses.

-Para cocinar la pasta recién hecha o congelada hierve una olla con agua y sal. Coloca la pasta durante 4 o 5 minutos hasta que se cocine, recuerda que el puto al dente quiere decir que debe ser masticable pero no muy suave.

Pasta casera

Listo puedes hacer tu pasta al estilo que más te guste. Cuéntanos con que salsa decidiste acompañar tu creación. Si quieres cocinar hasta el postre te comparto la receta de un helado de yogurt, ideal para comer después de la pasta.